Los entrenamientos de fondo o tiradas largas son uno de los grandes desafíos para cada corredor. Este tipo de entrenamiento se trata de correr por varios kilómetros durante un tiempo prolongado, por lo que para cada uno de ellos se requiere una preparación especial.

Una de las formas para realizar el entrenamiento de fondo es a través del “final rápido”, lo que es muy útil si es que están preparando 21 o 42k. Esto permite que experimenten las sensaciones que podrían aparecer durante este tipo de carreras.

La forma más común de practicar este final rápido es la siguiente:

-Correr 12k a ritmo lento (60% del entrenamiento)
-6 kilómetros a ritmo de carrera (30%)
-2 kilómetros a ritmo lento (10%)

Algunas de las cosas que también deben considerar para entrenar un fondo son las siguientes:

-Correr a paso lento: esto muchas veces les cuesta a muchos corredores, ya que si están acostumbrados, por ejemplo al ritmo de velocidad es difícil bajar las revoluciones un poco, pero lo cierto es que esto es clave para enfrentar un buen entrenamiento.

-Aprovechar superficies blandas: correr en superficies como maicillo siempre es bueno para enfrentar un fondo, ya que ayuda a que el impacto de cada zancada sea menor, diferente a lo que pasa con el entrenamiento en calle. Siempre es bueno que alguna parte de su entrenamiento de fondo sea en alguna superficie más blanda para también probar con otros terrenos.

-Correr en progresión: El hecho de saber regular las velocidades durante su trayecto hará que el fondo sea mucho más efectivo. Lo que gran parte de los corredores hace es comenzar lento para terminar un poco más rápido.

Como saben para cada uno de ustedes hay entrenamientos diferentes, como todos son distintos en cuanto a masa muscular, estructura ósea entre otros, es importante que cada ejercicio y cada plan de entrenamiento sea adaptado para sus necesidades y capacidades.

También podría interesarte:

Dale flexibilidad a tu cuerpo con simples ejercicios

Ejercicio de preparación física para el running

Estocadas: Mejoran tu fuerza muscular