Muchas veces cuando el entrenamiento se estanca, no se debe necesariamente a la cantidad de kilómetros. Sino que a otros factores que rodean al entrenamiento, pero que en muchas ocasiones no les tomamos la atención que merecen. Revisen los siguientes trucos para saber cuáles son y cómo aplicarlos.

1- DORMIR MÁS

No se trata de dormir mil horas, ni de pensar todo el tiempo en descansar, pero dormir es parte fundamental para la recuperación correcta del cuerpo. Después de varias horas de entrenamiento y sobre todo en entrenamientos de fondo, parte de la energía se pierde por lo que a través del sueño se podrá recuperar. Por eso, lo ideal es que descansen entre 6-8 horas.


2-INCLUIR ENTRENAMIENTOS DE FUERZA

La fuerza aunque no lo parezca,para algunos,es una cualidad que todo corredor debiese trabajar por obtener. Esto porque ayuda a prevenir lesiones, fomentando la fuerza del cuerpo y permitiendo así incrementar el rendimiento.

3-INCLUIR ENTRENAMIENTO CRUZADO

El entrenamiento cruzado -acá les contamos de qué se trata- es básicamente incluir algún otro deporte dentro de sus entrenamientos de kilómetros. Andar en bicicleta, o incluso algún deporte colectivo serán una buena opción.

Incluir este tipo de entrenamientos les dará mayor motivación y además los ayudará a prevenir lesiones, ayudándolos a descansar al menos algunos días de la semana del impacto que implica correr.