Los entrenamientos largos o de fondo son muy necesarios cuando se quiere enfrentar una carrera con varios kilómetros. Someter al cuerpo a las dificultades a las que se verá en un desafío de esa envergadura, es primordial para poder triunfar en aquella hazaña. Este tipo de entrenamientos a pesar de ser muy útiles y beneficiosos, deben ser realizados con cuidado. Acá les contamos sobre algunas consideraciones que deben tener antes de comenzar.


1- NO DEJAR DE DESCANSAR

Como ya les hemos comentado en otras ocasiones, el descanso también es parte del entrenamiento. Dejar que el cuerpo descanse y que los músculos liberen el estrés es primordial para que el próximo entrenamiento sea efectivo y que no estén corriendo “apretados”.

2-CORRER EN TERRENOS CONOCIDOS

Para los primeros fondos, es bueno correr por lugares que ya conocen, ya que probar nuevas rutas podría generar incertidumbre y la “preocupación” de no saber la cantidad de kilómetros que tiene el camino y lo que es peor aún sentir esa sensación de “correr sin rumbo”. Todo esto podría perjudicar su concentración.

3-ENFRENTAR EL DESAFÍO UNA VEZ A LA SEMANA

Dependiendo de la distancia para la cual se están preparando es la cantidad de entrenamientos largos que deben hacer, pero siempre es recomendable que realicen al menos uno. En él deben intentar mantener un ritmo fijo, no preocupándose tanto -en un comienzo- por el tiempo, sino por mantener una buena respiración, ritmo etc… para poder llegar al final de buena manera.

4- SER PACIENTE

Nuestro ritmo de vida nos lleva a ser muy impacientes en casi todo ámbito. La inmediatez con la que actuamos en actos cotidianos, sumado a la poca paciencia que existe entre las personas en general, nos genera una preocupación por hacer todo cada vez más rápido. En el running, al menos para nosotros, es una “ley” la virtud de la paciencia, recuerden que todo se puede conseguir pero hay que ir paso a paso sin apurarse.