Cuando de correr se trata, casi todos los corredores o al menos gran mayoría buscamos más velocidad. Sobre todo antes de enfrentar una carrera. Pero hay varias claves que harán mejorar este punto

1. Busca una superficie plana, ojalá en sea asfalto de al menos 100 mt de largo. Preocúpense siempre de que el terreno que escojan no esté resbaloso.

2. Iniciar el calentamiento con al menos 10 minutos antes de comenzar a correr.

3. Al terminar el entrenamiento es bueno que no “paren en seco”, sino que lo hagan lentamente a través de una caminata que los ayudará a recuperar su ritmo cardíaco normal.

4. Para empezar no hagan más de 4 vueltas en la misma recta. Cuando ya se sientan preparados aumenten un poco.

5. Volver al punto de partida lentamente, para recuperarse antes de comenzar otra vez.

6. Aunque parezca una tortura china, tienen que intentar hacerlo poco a poco para que se acostumbren, sin exigirse demasiado. Después de un tiempo se darán cuenta que no es tan complicado y verán los beneficios que trae.

7. Cada una de las “largadas”, debe durar en promedio 30 segundos. (10 segundos suaves, 15 de zancadas largas y 5 caminando)

8. Correr rápido no significa ir a toda la velocidad que da, la idea es que sí, que vayas rápido pero a un ritmo que no te sobreexigas demasiado. La idea es que tus movimientos no se vean reducidos por la velocidad.

Antes de cualquier cambio o incorporación de nuevos métodos en sus entrenamientos siempre es importante que consulten con un especialista, para que tomen buenas decisiones.