Motivarse por correr y correr más kilómetros es algo que a todos los corredores nos pasa. Ir por 10k y terminar en 15, por ejemplo es algo inexplicable para quienes no entienden este gusto por correr. Aunque esto no signifique siempre una mala práctica, si se hace en exceso y si son muchas las veces que “se les pasaron los kilómetros”, es algo que podría perjudicar el rendimiento y provocar un desgaste corporal importante.

Por eso es que siempre hay que tener en cuenta algunas cosas básicas para evitar el temido “sobreentrenamiento”. Acá algunas claves importantes.

ATENCIÓN AL ALZA EN EL RITMO CARDÍACO

Si su ritmo cardíaco está elevado cuando están descansando, acá deben poner especial atención. Para controlar esto deben tomar su pulso cada mañana, antes de levantarse para saber cuál es su ritmo promedio, si es que esta cifra es alta, es porque es una señal de estrés. En este caso deben recurrir al descaso, recuerden que después de un entrenamiento de mucho esfuerzo el cuerpo requiere de tiempo para la recuperación.

FALTA DE HIDRATACIÓN

Si tu orina es más oscura que lo normal, es un probable signo de deshidratación por lo que aquí deben incluir más líquido. Por eso siempre tienen que estar atentos ante los cambios, para así poder reaccionar rápidamente.

No sólo el agua es una buena fuente de hidratación, ahora que llegó el invierno el té verde, por ejemplo,

¿ESTÁN CORRIENDO MÁS LENTO QUE ANTES?

Muchas veces el hecho de ir corriendo más lento que lo que acostumbran, puede tener que ver con la fatiga. Es por eso que tienen que tener cuidado con la velocidad, sí los entrenamientos de velocidad son necesarios pero una buena planificación de entrenamiento considera también los descansos, para evitar la fatiga.