Desde una simple caída hasta un tropezón de aquellos son sólo algunas de las consecuencias que podría provocar el tener los cordones mal atados.Este problemita también podría influir en esos valiosos segundos en los que se dieron cuenta en medio de una carrera que se soltaron sus cordones y pierden esos valiosos segundos que tanto se aprecian antes de llegar a la meta.

A continuación les dejamos algunas claves sobre cómo solucionar este problema con sencillos pasos.

PROBLEMAS CON ROZADURAS

Si es que sienten un roce constante en a causa de algún factor externo,esto podría tener directa relación con la manera en cómo se amarran los cordones. Por lo que los pasos que deben seguir para evitar eso son los siguientes:

1- Comiencen por enhebrar el cordón sólo a través de los extremos (del último orificio de la zapatilla). Al hacer eso sus dedos no sentirán presión.

2-En dónde comienza el empeine,empiecen a cruzar sus cordones en forma de zig-zag.

UÑAS NEGRAS O MOLESTIA EN LOS DEDOS

1-Crucen uno de los cordones desde el dedo gordo, hasta el final en diagonal. Con este gesto harán que la parte de la puntera se levante y los dedos tengan mayor espacio.

2-Enlacen el cordón sobrante en diagonal, hasta el ojal superior del lado opuesto.

3-Terminen amarrando sus zapatillas como lo hacen habitualmente.

¿SU TALÓN SOBRESALE?

1-Amarren sus zapatillas como siempre lo hacen hasta el penúltimo ojal.

2-Repitan lo mismo en forma vertical (paso 1)

3-Cruce el cordón y pásenlo por el lazo del otro lado yluego abrochen su zapatilla como siempre.

Con esta acción están contribuyendo a que su tobillo tenga mejor apoyo y que su pie no sienta presión.

Si después de leer estos consejos aún les quedaron dudas revisen este video que seguramente los ayudará!