Los meses de verano son los más calurosos del año. Y muchas veces correr en esos días de más de 30° se hace difícil cuando el cuerpo lo único que está pidiendo es una ducha de agua helada.  De todas maneras no es imposible tener un buen running con altas temperaturas, existen algunos consejos que pueden ayudarlos.

 

HIDRATACIÓN CONSTANTE

No olvides que durante tu entrenamiento debes consumir  entre medio y 1 litro de agua. La hidratación es muy importante porque el cuerpo con la sudoración perderá gran cantidad de sales, por eso lo recomendable es consumir líquidos que contengan electrólitos (jugos de fruta y gatorade entre otros)  

 

CORRER MUY TEMPRANO O MUY TARDE

El calor sin duda es el enemigo cuando de correr de trata. La idea es que sean planificados en su entrenamiento, de manera que corran o muy temprano en la mañana entre las 5:00AM-7:00 AM, horario en el que recién amanece y el clima es favorable. Por otra parte tienes la opción de hacerlo al terminar tus labores diarias como a las 8:00 PM cuando ya bajan las temperaturas.

 

¡BAJA EL RITMO!

En verano es probable que tu rendimiento baje un poco si es que las horas que eliges para correr hace demasiado calor, ¡No te exijas!.  La idea es que si vas a elegir un horario en el que la temperatura es alta, intentes buscar rutas que tengan la mayor cantidad de sombras.

 

¡El verano no es excusa para dejar de hacer running! Intenta acomodar tus horarios para poder hacerlo cuando baje el calor. ¡Anímate!