Empezar el día con entrenamiento puede cambiar todo el devenir de una jornada rutinaria. De hecho, correr en las mañana trae muchos beneficios que afectan tanto la salud mental como la física.

En el plano psicológico y social podemos decir que cada vez que se realiza alguna actividad física al comenzar el día se mejora el estado de ánimo, ya que es sabido que se liberan endorfinas y éstas permiten inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, disminuyen la ansiedad y aumentan la sensación de bienestar.

Sgt. Ken Scar

Además, se regula el ritmo circadiano que normaliza el ciclo sueño-vigilia que nos evita las noches con insomnio.

En términos físicos y de rendimiento se acelera la eliminación de líquidos y se reducen las bolsas de los ojos. Finalmente, y entre otras muchas cosas, el ejercicio aeróbico en las primeras horas del día genera un mayor consumo de grasas.