Para muchos el invierno es sinónimo de resfrío. Las bajas temperaturas y el cambio que se produce con los cambios de estación muchas veces provocan un resfrío de proporciones y que les impiden salir a correr.

Existen varias consideraciones que deben tener en cuenta cuando padecen un resfrío.

Prohibido entrenar con fiebre

Si tienes fiebre mejor descansa, eso es síntoma que la situación se ha complicado un poco y tu cuerpo está luchando contra una infección. Todos los médicos deportivos coinciden en que nunca se debe entrenar con fiebre. Si nuestro cuerpo se está desgastando con la lucha frente a una infección, no es necesario que además del resfrío se le sume una carga fuerte de entrenamiento, en este caso. Además, cuando hay fiebre de por medio, las sensaciones tienen a modificarse cambian y muchas veces las ganas de hacer cosas disminuyen por el malestar.

Como muchos saben deben saber el sistema inmune debe cuidarse mucho. Sobre todo con resfrío, que es cuando las defensas están más bajas y el cuerpo requiere de descanso, líquido y cuidados. Muchas veces previo a esto, si los entrenamientos están siendo muy fuertes, y no están llevando una buena alimentación, y en conjunto con las bajas temperaturas les pueden provocar un gran resfrío.

Correr bajo la lluvia y en condiciones de frío no implica que van a tener un posterior resfrío, pero sí van a exponer a sus pulmones al frío aire cuando respiran cuando corres con frío tiene su riesgo si tu sistema defensivo no está sólido, pero lo más importante de todo para no agarrar un resfrío es evitar el contacto un una persona que ya esté con el resfrío en su cuerpo.

Entrenamiento suave

Si no tienen fiebre pueden entrenar, pero debe ser un entrenamiento suave que no supere los 45 minutos, porque sino podríamos poner en riesgo la salud y el resfrío podría aumentar con el exceso de carga. Así es que si el resfrío llegó para quedarse por un par de días lo mejor es que vuelvan a sus casas luego del entrenamiento y mantengan una buena hidratación para ir eliminando poco a poco el resfrío de su cuerpo.

Ya lo saben runners para ganarle la batalla el resfrío recurran la hidratación constante, tengan precauciones con los cambios de temperaturas y ¡Sigan corriendo!