El ritmo al correr es variado dependiendo de la zancada de cada persona y también de la velocidad a la que vayan. Lo ideal es ir dosificando en los entrenamiento de manera que después, no lleguen al sobre entrenamiento o se cansen demasiado al correr. Pero sí existen algunos consejos con los que los podemos ayudar.

Velocidad eficiente

Lo primero que hay que considerar para mantener un ritmo eficiente al correr es que la velocidad óptima es la que podemos mantener de manera eficiente, en dónde gastamos poca energía en comparación con los metros que han corrido.
Todo funciona como un compás, ya que la frecuencia, longitud de la zancada, el contacto del pie con el suelo y el tiempo etc…

Tendones:Responsables del cansancio

Uno de los grandes culpables del exceso de cansancio que sienten al correr son los tendones. Estos tienen la función de “muelle”, y como tales la velocidad óptima de compresión y descompresión.
El responsable principal de que nos cansemos más son nuestros tendones. Nuestros tendones tienen la función de muelle y, como tal, una velocidad óptima de compresión y descompresión.

¿Se han fijado alguna vez que una pelota de tenis rebota más cuando sea mayorsu altura de caída? De hecho, no es la altura lo que determina su rebote sino su velocidad de caída (no es lo mismo dejarla caer desde 5 metros que tirarla contra el suelo con todas tus fuerzas aunque sea desde sólo un metro).

De esta manera, los tendones están acostumbrados a rebotar a cierta velocidad. Si corren más lentos, la energía para rebotar es minúscula. En esta circunstancia, los músculos tendrán que trabajar más de lo que están habituados para suplir el trabajo que no hacen los tendones. Y, como consecuencia, nos cansaremos más incluso cuando estamos corriendo más lentos.