Desmitificando 01

Correr sobre distintas superficies significa diferentes reacciones en los cuerpos y, principalmente, piernas de los corredores. Sin embargo, y contradiciendo algo que parecía escrito con fuego, el terreno por si solo no es motivo de lesiones o dolencias.

Y es que según nos explica Manuel Silva, kinesiólogo con postgrados en kinesiología deportiva, correr o entrenar sobre cemento, tierra o una trotadora, no es sinónimo de bueno o de malo, puesto que también existen otros factores que contribuirían a daños en articulaciones o bien, prevención de lesiones.

Por ejemplo, una zapatilla adecuada es vital para empezar a entrenar y, sobre todo, que responda a las necesidades de cada persona, de su pisada y de su contextura física. “Además, hay que tener presente la musculatura estabilizadora del corredor, ya que transmite la energía que se descarga en cada pisada”, explica el profesional.

Desmitificando 02Finalmente, afirma que un plan de entrenamiento es vital para prevenir lesiones, independientemente del terreno donde se corra, porque no es recomendable exigir al cuerpo de un momento a otro. Es decir, pasar de 5 kilómetros diarios a 10 por día es sobre demandar el físico. “Los pasos deben ser graduales”.

De todas formas, Manuel dice que en las superficies de concreto existe un mayor impacto, pero que tampoco es tan terrible entrenar sobre este terreno. Aunque asegura que correr en tierra y en trotadora de gimnasio brinda un poco más de suavidad.

Desmitificando 03“Si competirá en carreras que se desarrollan sobre cemento es vital que, por lo menos, entrene un par de veces sobre esta superficie. Prepararse sobre una trotadora y luego disputar corridas en concreto no le hará bien a sus rodillas”, cuenta.

En conclusión, ninguna superficie es sinónimo de lesiones, lo que se tiene que tomar en cuenta es un buen calzado, un trabajo de musculatura y un adecuado plan de entrenamiento.

* Para más información contactar a Manuel Silva, kinesiólogo al correo kine.manuel.silva@gmail.com