El deporte en general invita a trabajar virtudes como la capacidad de trabajar en equipo, de esforzarse por conseguir los objetivos y de fomentar la competitividad. Esta última es un arma de doble filo para muchos, pero en casos como el de la atleta de origen keniata Jacqueline Kiplimo, no lo fue, pues a pesar de estar liderando la competencia decidió atender a uno de sus contrincantes.

En el año 2010, la atleta de Kenia participó de una importante competencia en China (Zheng Khai International maratón). En aquella competencia asistieron más de 1.500 atletas, entre ellos Jacqueline, quien en el kilómetro 38 antes de llegar a la meta decidió asistir a una atleta de origen chino , quién perdió su brazo en un accidente de tránsito cuando apenas tenía 8 años.Esta noble acción que no le permitió ganar los 10.000 dólares que hubiese obtenido al pasar la meta, pero sí la hizo ser una de las más aplaudidas de la competencia por demostrar ese gesto lleno de generosidad que finalmente coronó como ganadora a otra atleta como ganadora.

Al concluir la competencia la familia del atleta le agradeció a Jacqueline por su noble gesto, que permitió que su hijo llegase en mejores condiciones a la meta.

Con el tiempo y en base a esta misma experiencia la atleta proveniente de kenia decidió continuar con esta labor de ayudar a quienes tienen capacidades diferentes y además continuó su carrera en el atletismo con un gran éxito, obteniendo muy buenos lugares en las carreras en las que participó.

Acciones como las de Jacqueline nos reafirman que el podio no es lo que debe primar, en muchos casos el real premio es el que recibió esta atleta es un premio que enriquece mucho más que una medalla.

¿Ustedes qué opinan?

fuente: ESPN argentina