1967 fue el año de las mujeres corredoras. Katherine Switzer fue la primera representante del género femenino en participar de los 42k en la Maratón de Boston. A pesar de que muchos competidores hayan intentado hacer que Katherine no pudiese terminar este gran desafío sólo por el hecho de ser mujer, ella con la ayuda de su novio,Tom, -jugador de fútbol americano que también participó de la competencia- y otros atletas que la apoyaron,logró cruzar la meta en 4 horas y 20 minutos.

En aquel entonces la valiente maratonista contó a varios medios que “comencé el Maratón de Boston como una niña, y llegué a la meta como una mujer adulta”. Después de estas declaraciones y de su gran hazaña Katherine decidió que dedicaría parte importante de su vida a mejorar como atleta y a conseguir más logros. A pesar de que en un comienzo dudó de su decisión de entrar a la exigente competencia, se dio cuenta de lo que esto significó para ella misma y para la presencia de las mujeres en el atletismo.

IMPORTANTES TRIUNFOS

La Maratón de Boston fue sólo el principio para esta rebelde mujer que rompió con los esquemas establecidos y decidió comenzar en un deporte que hasta entonces era sólo para hombres.En el año 1974, Switzer arremetió nuevamente con su segunda participación en una Maratón, 1974 cuando ganó en la famosa maratón de Nueva York y al año siguiente consiguió su mejor marca con un tiempo de 2 horas y 51 minutos.

5 años más tarde y gracias a la gran hazaña la actual comentarista de televisión y atleta, consiguió que la participación de las mujeres en el atletismo fuese legal. Después de este gran hito que marcó un antes y un después en la historia de este deporte, que dio cuenta que al igual que otros deportes también puede ser inclusivo y poner a prueba a muchas más mujeres que también son capaces de superar sus límites y completar un maratón o cualquier desafío que se propongan.