Los estiramientos permiten el incremento de la irrigación en los músculos, permitiendo que se relajen y así aumente la circulación de sangre en la parte del cuerpo que se está estirando y finalmente ayudar a reducir el dolor después de realizado el entrenamiento.

Aquí les dejamos algunos consejos que pueden tomar en cuenta la próxima vez que deban estirar.

NO MÁS DOLOR

Al momento de estirar un músculo, esto debe ser con mucho cuidado ya que así reaccionarán de la manera adecuada, porque si es que no se hace correctamente los músculos y si se hace de manera forzosa esto podría ser perjudicial y los músculos no reaccionarán de manera correcta. Si se hacen bien pueden causar una sensación de liviandad después de todo el esfuerzo realizado durante el ejercicio, pero hay que ser capaz de distinguir entre la quemazón, que se produce por el estiramiento y el dolor, que podría ser causado por una lesión.

SIN COMPLICACIONES

La idea del estiramiento es mantenerlo hasta sentir una suave tensión. De manera de que poco a poco vayan relajándose mientras dura la tensión. Una de las técnicas que pueden aplicar para conseguirlo es muy simple: respirar lentamente de forma rítmica y controlada. No deben cortar la respiración de golpe. La posición inicial tiene que ser cómoda para que con los apoyos se pueda evitar la contracción de otros músculos.

ADAPTACIÓN INDIVIDUAL

Todos los runners son diferentes en: compostura física, carácter y ángulos de apertura, es por ello que los estiramientos tienen que ser adaptados al ejercicio de la estructura muscular de cada uno. Por ello la flexibilidad y los grados de tensión, entre otros son distintos para cada caso y es por esto que deben adaptarse de forma individual a cada uno.

El hacer una rutina de estiramiento antes y después de correr ayuda también a prevenir las lesiones a y a liberar la tensión acumulada por los músculos durante el running.

A continuación les dejamos un video con una rutina sencilla y muy corta para que sepan cómo estirar correctamente.