En el deporte en general existen muchas técnicas que ayudan a mejorar considerablemente el rendimiento. En el mundo del running, no es la excepción, ya que como muchos saben un buen rendimiento viene de la mano con constancia, buena alimentación y entrenamiento entre otros.

La capacidad aeróbica es una cualidad que deben trabajar con más dedicación los corredores de fondo. Para trabajarla deben incluir en sus entrenamientos trotes y rodajes en el primer umbral o umbral aeróbico (VT1).

Los trotes son los ritmos más suaves, por debajo de ese umbral, y los rodajes se realizan a ritmos medios hasta llegar al segundo umbral o umbral anaeróbico (VT2). Por el contrario, a ritmo fuerte, el más próximo al que queremos competir, se desarrolla plenamente la potencia aeróbica. Este último debe trabajarse en los cambios de ritmo y las series.

Para comenzar a rodar lo correcto es empezar siempre de forma suave y progresar suavemente hasta conseguir el ritmo adecuado. Y no es aconsejable hacer más de dos horas corriendo en un solo entrenamiento.

Lo ideal sería elegir lugares entretenidos para rodar, evitando demasiadas paradas, cuestas muy pronunciadas y dar vueltas en circuitos muy cortos. En este tipo de entrenamiento, la mente juega un papel muy importante, ya que debe estar relajada, para eso lo conveniente es que busquen lugares que tengan distracciones, por ejemplo algún parque cercano, o cualquier otro lugar que tenga algún tipo de distracción que les permita correr de forma relajada y que no se vuelva un camino monótono.

Los entrenamientos se realicen entre el 65% y el 90% de la frecuencia cardíaca máxima se podrán conseguir mayores mejoras en la condición aeróbica.

Ya lo saben runners con estos simples consejos podrán tener un gran rodaje la próxima vez y enfrentar los próximos desafíos que vengan con un buen entrenamiento.