Si ya llevan tiempo acostumbrados a realizar los mismos ejercicios, las mismas series y las están distribuyendo de igual manera todos los días de la semana este es el momento justo cuando deben cambiar. Cuando un entrenamiento se prolonga por demasiado tiempo, comienza el gran problema: el cuerpo se acostumbra.

Por lo que a continuación les contamos cuáles son las señales a las que deben poner especial atención para cambiar su forma de entrenar

1-DEMASIADO FÁCIL:Si es que su entrenamiento ya se volvió demasiado fácil y no notan ningún esfuerzo en lo que están haciendo,es momento de cambiar de rumbo y trabajar en otra rutina.


2-MUY EXIGENTE:
En el caso que sean adictos a los desafíos mayores y a enfrentar pruebas nuevas todos los días,deben tener especial cuidado con su nivel de exigencia, ya que un exceso,podría provocar lesiones graves como la periostitis tibial, que se produce por el “sobreuso”.

Leer más: ¿Qué es la periostitis tibial y cómo es su tratamiento?

3-RENDIMIENTO: Cuando están comenzando a notar diferencias abismantes en sus entrenamientos, como por ejemplo, que están bajando sus tiempos aún entrenando de la misma forma, es cuando deben poner especial atención porque esto también indica que algo no anda bien.

Tomando estos consejos verán que la próxima vez que deban cambiar de entrenamiento, lo harán tomando en cuenta que cambiar también significa no aburrirse de un mismo tipo de ejercicios. Descubran más allá, y por supuesto pueden asesorarse por profesionales que los ayudarán a armar un plan de entrenamiento acorde a sus necesidades y metas.