Aunque en el reloj sean las 6:30 am o más temprano aún, para todos los corredores correr con frío representa a un gran desafío. No sólo porque tienen que lidiar con las altas temperaturas, sino también porque la ropa que deben utilizar debe ser la adecuada. Pero a pesar de que para muchos pueda ser algo imposible, se puede.

Acá les dejamos las ventajas y desventajas de correr con bajas temperaturas.

VENTAJAS

Mejora en el rendimiento, lo que se produce porque el cuerpo no está expuesto a las altas temperaturas, que muchas veces representan a un desafío aún mayor, porque aquí no se trata de “entrar en calor”, sino de convivir con él a través de los kilómetros. Lo importante es que aprovechen de hacer entrenamientos de velocidad, ya que estas condiciones climáticas (frío) serán ideales.


Menor riesgo de deshidratación

En estas condiciones es menos probable y hay un riesgo muchísimo menor (aunque siempre está la posibilidad), de que sufran de deshidratación ya que al menos cuando corren con calor podrían generar aún más sudor, lo que como saben provoca la eliminación de líquido. Y cuando el clima esta frío este riesgo disminuye considerablemente.

DESVENTAJAS

Los primeros minutos al salir a correr pueden ser muy “terribles” ya que como el cuerpo aún no entra en calor, podrían sufrir un poco con el frío, lo bueno es que con el pasar de los kilómetros esto se pasa.

La otra desventaja es que deben llevar ropa extra, ya que el clima exige que en ocasiones tengan que usar dos capas de ropa para poder correr más y mejor, sin tener que sufrir por el frío.

¿Y ustedes qué hacen para correr con frío? ¿Es su opción favorita?