Los pies son una de las partes del cuerpo que más sufren cuando corren. El impacto que genera cada zancada en este lugar es algo con lo que siempre hay que tener cuidado, sobre todo antes y después de una carrera o entrenamiento. A continuación les contamos cuáles son los cuidados que deben tener en esta zona y así evitar los problemas.

1- UTILIZAR ZAPATILLAS ADECUADAS

Como muchos saben el tema de las zapatillas para correr es esencial. Contar con unas adecuadas a su talla y sobre todo tipo de pisada es primordial para evitar roces innecarios que pueden provocar incomodidades durante la carrera o entrenamiento.

3-CALCETINES NO ADECUADOS

Cuando utilizan otros calcetines comunes para correr, su pie también podría verse resentido, ya que muchos de ellos están elaborados con materiales, que si bien aguantan condiciones normales, no permiten un 100% de comodidad al correr. Por lo que siempre es bueno que tengan un par de calcetines deportivos, y si es que lo prefieren y les acomoda también existen algunos compresivos, que para muchos resultan muy útiles y efectivos a la hora de correr.

3- SECAR BIEN LOS PIES DESPUÉS DE ENTRENAR

Al correr el pie es muy normal que comience a sudar, por lo que cuando vuelvan a sus casas después de entrenar, es bueno buscar la relajación, para ello tienen que quedar descalzos. Y para quitar la tensión aún más, mover una pelota de tenis con el pie, intentando buscar los puntos más rígidos para poder eliminarlos.

4-SUMERGIRLOS EN AGUA CALIENTE CON SAL O AGUA FRÍA

Esta técnica podría resultar muy útil para liberar la tensión y darle el respiro que se merecen los pies.

Las técnicas son muy sencillas y como ven, todas ellas pueden aplicarse en casa. Les aseguramos que después de cada una de ellas sus pies definitivamente se van a recuperar después de los kilómetros recorridos.