Hasta los atletas más connotados del mundo toman descanso después de largas temporadas de duro entrenamiento. El problema es que muchas veces, algunos corredores corren y corren sin pensar en las graves consecuencias que tiene el hecho de no parar por al menos un día a la semana. Como muchos habrán escuchado más de alguna vez, “el cuerpo habla”,

1- ALZA IMPORTANTE EN LA FRECUENCIA CARDÍACA

Cuando se levanten en la mañana para comenzar su día, tómense el pulso. En el caso de que en reposo noten que su frecuencia es muy alta,está será la clave que debe encender tu alarma del descanso, ya que esto podría significar que enfrentan un cuadro de estrés.

2- SUEÑO DEFICIENTE

El hecho de no descansar bien las horas que corresponden no sólo (al menos 8) significa que su cuerpo no alcanza a producir las hormonas encargadas de reconstruir la fibra muscular. Por lo que siempre un buen y reparador sueño será la clave para enfrentar un buen día y ayudar a sus músculos.

3-SENSACIÓN DE CANSANCIO CONSTANTE

Si es que están haciendo su entrenamiento de siempre, pero se sienten cansados o fatigados al poco rato de haber comenzado a correr, es porque hay algo que anda mal. A veces no tiene que ver con la respiración ni la motivación, sino que con algo más allá que eso. En este momento es importante que estén conscientes de que deben descansar.

Recuerden que el cuerpo también necesita descanso para reponer energías y eliminar la tensión acumulada durante el running. Lo más importante es que sean sinceros consigo mismos, y que de verdad tomen la decisión cuando se den cuenta de que no están bien.